viernes 15 de diciembre de 2017

Las Electricas quieren controlar el gran pastel de la Eficiencia Energetica

23 septiembre 2012

Hola a tod@s

Durante este verano, hemos estado visitando algunos municipios donde se quieren poner planes de Eficiencia Energética ( de todo lo que conlleve un consumo energético ) y nos hemos encontrado con la lamentable sorpresa del enorme poder que tienen las eléctricas.

Los Aytos no han sido visitados, ni atendidos tlf o por email para que los contratos sean modificados a la baja, reclasificados e incluso dados de baja.  Comentan varios, que desde junio están llamando y enviando cartas certificadas a las eléctricas para que se dignen a atender sus demandas. Gran parte de las mejoras en el alumbrado y demas consumos, no son efectivas por estos motivos:

  • Replanteamiento de las potencias
  • Reclasificación de los contratos ( discriminación horarias, tipo de tarifa mas adecuada
  • Lectura de los contadores mes a mes
  • Negociación de los precios ( ya no esta justificado cobrar un 25% mas por la posible demora en el pago )
  • O incluso la eliminación de contratos

Pero las técnicas empleadas por las Eléctricas – ni te respondo a los emails, ni a las cartas o menos a las llamadas – en los ultimos 4 meses, va a generar un antes y despues. La ley contempla sanciones, derecho a no pagar, etc por prestar un servicio deficiente, servicio que no solo incluye el suministro energético, sino también la atención al cliente.

Animamos a todos los clientes que tienen problemas con las Eléctricas a enviarles emails, cartas certificadas, reclamando la visita del responsable comercial. Sino se presenta pasado un par de meses, pueden dejar de pagar las facturas tramitando una reclamación por deficiencia en el servicio. En un principio parece que no servirá de nada, pero todo lo contrario.

Las Eléctrias saben que nos les pueden cortar el suministro ni llevar a juicio porque son ellos los que están incumpliendo la ley.

Por otra parte, para todos aquellos que no lo saben, la ley anula cualquier cobro de facturas que no han sido tramitadas en un plazo de 12 meses desde la fecha de la última lectura.